Los desastres no son naturales


“Los desastres no son naturales” es la campaña impulsada por el Sernageomin para promover la conciencia pública sobre la responsabilidad humana en la ocurrencia de desastres y la importancia del respeto a la información técnica referida a fenómenos de la corteza terrestre, tales como terremotos, maremotos, erupciones volcánicas, lahares primarios y secundarios, inundaciones, anegamientos y aluviones, entre otros tipos de remociones en masa. Habitualmente, medios de comunicación, ciudadanía y autoridades hablan (erróneamente) de los “desastres naturales”, con escasa conciencia de que ya se sabe cuáles son y dónde están los peligros geológicos, razón por la cual los desastres dejan de ser “naturales” si se construye deliberadamente en zonas de peligro. Por ello, no corresponde victimizarse ante la naturaleza, sino asumir la responsabilidad humana al decidir dónde y cómo construir. Lo razonable es respetar los mapas de peligros geológicos. Esto implica evitar construir donde no corresponde y/o generar obras de mitigación de impactos para proteger a la población.