Intendencia del Biobío inicia trabajo con mapas de 4 volcanes

04 de Junio de 2014
minero

El Servicio Nacional de Geología y Minería (Sernageomin) formalizó en Concepción la entrega a la Intendencia de los mapas de peligro de los 4 volcanes presentes en la región del Biobío, dando inicio así al trabajo de coordinación sobre manejo de eventuales crisis asociadas a erupciones en la zona. La información fue proporcionada en la reunión sostenida por el Intendente del Biobío, Rodrigo Díaz Wörner, y el director nacional del Sernageomin, Rodrigo Álvarez Seguel*, quien declaró en la zona que “estos mapas son indispensables para decisiones de contingencia, porque antiguamente las zonas de evacuación eran definidas con un plumón y un papel, lo que era muy espontáneo e implicaba, como se dice habitualmente, quedarse corto o exagerar, lo que causaba un impacto económico y social sobre las personas evacuadas. Ahora, este tipo de decisión se toma sobre la base de un mapa hecho por profesionales”.

La cartografía –publicada en la página web www.sernageomin.cl- corresponde al complejo volcánico Nevados de Chillán, y a los volcanes Copahue, Antuco y Callaqui, que están respectivamente en los lugares 7, 9, 25 y 48 en el ranking de peligrosidad de los 91 volcanes activos de Chile, que actualiza el Sernageomin sobre la base de tres criterios: la actividad presentada por el volcán en los recientes 10 mil años, la cercanía de centros poblados y la vulnerabilidad de infraestructura.

A partir de la erupción del volcán Chaitén en 2008, el primer gobierno de la Presidenta Michelle Bachelet dispuso la creación de la Red Nacional de Vigilancia Volcánica el año 2009, con lo cual se incrementó de 12 a 43 el número de volcanes monitoreados y con cartografía de peligro disponible, a un costo operacional aproximado de 3 millones de dólares en el quinquenio. De esta manera, el Observatorio Volcanológico de Los Andes del Sur, asentado en Temuco, es considerado a nivel mundial como la mayor red de monitoreo, seguido del Observatorio de Indonesia, que vigila 30 volcanes; el de Kamchatka en Siberia, 36 volcanes; y Alaska, 24 volcanes.

“La prueba de fuego de esta Red estuvo dada por las alertas tempranas entregadas en las actividades registradas en el cordón Caulle, y los volcanes Hudson y sobre todo el Copahue, que está en nuestra región. En todos estos casos se pudo evacuar a tiempo a las comunidades locales. En este sentido, la comunidad debe estar tranquila, porque el país ha hecho las inversiones para disponer de una Red maciza, que funciona con un sistema de alertas de 4 colores: verde, amarillo, naranja y rojo, lo que da un margen para actuar oportunamente”, dijo el intendente Rodrigo Díaz Wörner.

La cartografía digital identifica áreas expuestas al efecto directo e indirecto de posibles erupciones volcánicas, a través de diferentes formas y escalas de representación (en color amarillo, naranja y rojo), que distinguen cada uno de los procesos posibles durante una erupción, y proponen una zonificación simple e integrada. Esta cartografía pretende constituirse en un aporte a la gestión de eventuales “crisis”. Es decir, eventos donde existe una alta incertidumbre sobre los escenarios eruptivos y sus impactos; y una alta presión sobre las autoridades a cargo de tomar decisiones.

Clic para ver ranking y mapas volcánicos de Chile

En la fotografía, de izquierda a derecha: el director nacional del Sernageomin, Rodrigo Álvarez Seguel; el intendente del Biobío, Rodrigo Díaz; la secretaria regional ministerial (Seremi) de Minería del Biobío, Victoria Fariña; y el director regional del Sernageomin Zona Sur, Héctor Contreras.

*Provisional Transitorio (PT).