Punto de partida del litio chileno

10 de Febrero de 2015
minero

La necesidad de disponer de una nueva institucionalidad que coincida con la dinámica natural de los salares, y que se genere información pública sobre las reservas de litio, son los los desafíos principales detectados por la Comisión de Litio, según el director nacional del Sernageomin, Rodrigo Álvarez Seguel.

(Columna de opinión publicada el martes 10 de febrero de 2015, en el diario El Mercurio).

El informe final del la Comisión Nacional del Litio, de la cual formó parte Sernageomin, ha entregado un diagnóstico respecto de la actividad minera del litio y otros minerales de interés, contenidos en los salares del norte de Chile, y conclusiones muy desafiantes respecto de la actual institucionalidad minera y su relación con dicha actividad.

La Comisión indica que el sistema de concesiones mineras, establecido en el Código de Minería de 1983, es en general adecuado para realizar la actividad minera en yacimientos “en roca”, los que por su naturaleza son “estáticos” en el medio geológico en que se generan, como ocurre con cobre, plata, molibdeno, calizas, cuarzo, yeso, etc.

Sin embargo, las salmueras de los salares preandinos y andinos del territorio, que corresponden a su fracción líquida y contienen recursos salinos de interés comercial, como litio, potasio, boro y magnesio, tienen -señala la Comisión- un comportamiento hidrodinámico particular y, por tanto, el bombear o extraer en un determinado punto del salar, tiene la posibilidad de afectar las salmueras contiguas, ya que estas pueden corresponder al mismo cuerpo salino presente en la costra del salar.

La situación se agravaría por la existencia de un número excesivo de concesionarios en un salar, ya que provocaría una sobre-explotación, que afectaría la sustentabilidad de la actividad extractiva tanto del litio como de los demás minerales existentes en las salmueras. A esto se suma el potencial impacto negativo sobre cursos de agua, lagunas periféricas a los salares, biodiversidad y economías de comunidades locales.

Así, la recomendación fundamental se orienta a generar una nueva institucionalidad, que incorpore una visión ecosistémica para la adecuada explotación de los salares, incluyendo al litio, potasio, boro y magnesio que contienen, con atención sobre los componentes ambientales que los caracterizan, y en su interrelación.

Esta necesidad de nueva institucionalidad implica, entre otros aspectos técnicos, económicos, legales, sociales, ambientales y administrativos, contar con una capacidad pública de recopilar, analizar y actualizar la información geocientífica sobre salares, para el cabal conocimiento de sus características y potencial. Esto constituye un aspecto fundamental para el objetivo de explotación sostenible, puesto que de los 50 salares preandinos y andinos existentes en el norte de Chile, solo se conoce -a nivel de información pública- las reservas y recursos de los salares preandinos Atacama, Maricunga y Pedernales. Respecto de los salares andinos ubicados en la zona altiplánica entre las regiones de Antofagasta y Atacama, se conoce únicamente el potencial en litio y potasio de los 15 salares de mayor interés preliminar, como resultado de estudios del Sernageomin.

Aquí se identifica un punto de partida: El Estado de Chile carece de información respecto de los recursos y reservas en litio y otros minerales existentes en los salares andinos, lo que debe ser remediado a la brevedad.

Rodrigo Álvarez Seguel, director del Servicio Nacional de Geología y Minería (Sernageomin).