Chile registra al menos 70 desastres de origen geológico entre 1980 y 2015

15 de Junio de 2015
minero

Tras conocerse el informe elaborado por el Sernageomin, el presidente de la Cámara de Diputados, Marco Antonio Núñez dijo que "el Estado debe financiar a la brevedad un plan para zonificar estos peligros a nivel comunal, regional y nacional”.


Primer Registro Nacional de Desastres de Origen Geológico (1980-2015).

Clic al Twitter: @Sernageomin.

Clic a nuestro Facebook
.

En el trasfondo de la publicación de un estudio del Servicio Nacional de Geología y Minería (Sernageomin) en el que se registran, desde 1980 a la fecha, los principales desastres naturales por peligros geológicos ocurridos en Chile, incluidos sus efectos en la población y bienes, el presidente de la Cámara de Diputados, Marco Antonio Núñez, comprometió esfuerzos políticos para la creación y financiamiento de un Plan Nacional destinado a estudiar, mapear y zonificar los peligros geológicos potenciales del territorio. El objetivo final, dijo, es usar esa información para construir las obras de mitigación que se necesitan para evitar desgracias.

Según el parlamentario, la tarea debería quedar a cargo del mismo Sernageomin, pues este servicio “tiene la capacidad profesional para llevar adelante un Plan de este tipo. Eso se ve claramente en la calidad de los mapas y estudios que allí se han generado en casos puntuales, pero ahora se requieren más recursos para que este trabajo se realice de manera sistemática en cada una de las regiones y comunas del país”.

En todas las regiones de Chile, desde 1980 hasta 2015 han sucedido al menos 70 desastres naturales principales asociados a peligros geológicos, nombre con el cual se conoce a eventos de la corteza terrestre tales como aluviones, remociones en masa, inundaciones y anegamientos, entre varios otros. El más reciente de estos fenómenos se registró entre el 24 y el 26 de marzo pasado en Atacama, donde los aluviones inundaron 1.200 hectáreas (55% de superficie urbana) en Copiapó y Paipote, afectando directamente a más de 70.000 habitantes, además de los efectos registrados en Chañaral, Diego de Almagro y otras localidades del valle del río Salado.

Con preocupación, Núñez planteó que “vemos que estos hechos se suceden cada año, sin que el Estado haya asumido el vacío de información técnica sistemática, mientras las autoridades, la ciudadanía y los medios de comunicación asumen estos ‘desastres naturales’ como si no fueran evitables o al menos mitigables, sino como un designio incontrarrestable. O sea, hasta ahora se trata de un tema invisibilizado y sin memoria”.

La autoridad parlamentaria adujo que “es grave que en Atacama hayan muerto 26 personas este año a causa de un aluvión cuyo impacto podría haberse reducido. Lo peor es que al revisar los antecedentes de cada año, vemos que estas pérdidas humanas y materiales son prácticamente una rutina en el país, lo que da cuenta de un vacío de conocimiento técnico para sustentar políticas públicas”.

El estudio publicado por el Sernageomin al que aludió Nuñez es el ‘Primer Registro Nacional de los principales desastres naturales por peligros geológicos en Chile, y efectos sobre la población y bienes públicos y privados entre 1980 y 2015’. En el documento se revisan casos como el de junio de 2005, cuando en Concepción y alrededores se registraron deslizamientos debido a lluvias torrenciales ocurridas en la zona, lo que causó la muerte de 5 personas, 1.514 albergados, 6.902 damnificados y 11.331 viviendas afectadas, de ellas 781 destruidas.

Otros casos destacados son el de junio de 1991 cuando la ciudad de Antofagasta fue afectada por flujos de barro y detritos, de gran poder destructivo y de hasta 15 km/hora, que ocasionaron 91 muertos y 19 desaparecidos y pérdidas materiales públicas y privadas estimadas en US$80.000.000. O en mayo de 1993, cuando en las quebradas Macul y San Ramón, en Santiago, se registraron flujos de detritos debido a intensas lluvias de otoño, a raíz de lo cual murieron 26 personas y 9 desaparecieron, 307 casas fueron destruidas, 5.000 dañadas, y US$ 5.000.000 en pérdidas (lo que más tarde dio origen a obras de mitigación mediante piscinas de decantación). También se mencionan los deslizamientos e inundaciones en el cauce del río Las Minas, que el 11 marzo de 2012 afectaron al sector sureste de Punta Arenas.

En Chile mueren o desaparecen en promedio 24 personas al año a causa de peligros geológicos


En el presente registro de eventos de remociones en masa e inundaciones, hay 5 eventos mayores respecto de los cuales se indican costos en relación con los bienes materiales afectados. Estos costos alcanzan prácticamente a US$1.600.000.000; es decir, un promedio de casi US$46.000.000 al año. Si a este monto total se agregan los costos estimados para los terremotos de Tocopilla y Concepción, que también son eventos considerados en la propuesta de Plan Nacional de Peligros Geológicos, el costo total por afectación de bienes materiales de todos estos eventos alcanza prácticamente a US$32.000.000.000; o sea, un promedio de algo más de US$ 914.000.000 al año en el período considerado.

Además, en el listado se destaca el número de fallecidos y desaparecidos, que alcanza a 864 personas en el período; es decir, más de 24 personas por año en promedio, lo que supera con creces a los fallecidos y desaparecidos, por ejemplo, en eventos volcánicos ocurridos en el mismo lapso (1980-2015). Lo anterior refuerza la necesidad de disponer de un Plan Nacional de Peligros Geológicos, iniciativa que por definición se orienta precisamente a salvaguardar la vida e integridad de las personas.

El director nacional del Sernageomin, Rodrigo Álvarez Seguel, destacó que “los peligros geológicos son de diverso tipo. Por ejemplo, respecto de aquellos de origen volcánico, el Estado ya tomó cartas en el asunto, porque era lo que correspondía tras las erupciones de los volcanes Chaitén y Llaima en 2008. Ese año se resolvió crear la Red Nacional de Vigilancia Volcánica del Sernageomin, cuyos mapas y monitoreo de los 43 volcanes activos más peligrosos han aportado información oportuna en varias crisis eruptivas. Efectivamente, esto no pasa, sin embargo, con otros peligros geológicos de igual importancia, como aluviones, deslizamientos, desbordes de cauces, sismos, y es verdad que estos peligros deberían ser el próximo desafío para el Estado”.

La institución informó que sólo se han generado mapas de microzonificación para situaciones puntuales de sectores susceptibles a inundaciones, aluviones y remociones en masa, pero de momento no existe financiamiento para una iniciativa de carácter nacional.

Primer Registro Nacional de Desastres Naturales por Peligros Geológicos (1980-2015).

comunicaciones@sernageomin.cl - +56 9 83703916 (sólo como Whatsapp)

desastre

Marco Antonio Núñez, presidente de la Cámara de Diputados, y Rodrigo Álvarez Seguel, director nacional del Sernageomin

Peligros geológicos 2

Peligros geológicos 5



Peligros geológicos 6

Peligros geológicos 6

Peligros geológicos 7

Peligros geológicos 8

Peligro geológico Aluvión de Copiapó