(europapress.es) Un anillo de bañera muestra el movimiento de magma en un volcán de Chile

El complejo volcánico Laguna del Maule en Chile es un paisaje grande, complicado y explosivo que, curiosamente, carece del cono clásico visto en muchos volcanes.

Es una tarea importante entender una región montañosa que ha entrado en erupción 50 veces en los últimos 20.000 años.

Pero el punto de partida para comprender el panorama de un estudio publicado en ‘Science Advances’ es bastante simple: es el anillo que deja el agua estancada en una bañera.

Al igual que la orilla de un lago antiguo, un anillo de bañera debe ser horizontal cuando se forma. Pero, como el profesor de Geociencia de la Universidad de Wisconsin-Madison, Brad Singer, notó hace años, la antigua y elevada costa de Maule ahora se inclina desde un punto bajo en el norte hasta un punto alto en el sur, según un comunicado

Los volcanes Maule, ubicados en una región que ha visto enormes erupciones durante el último millón de años, están inquietos. Desde 2007, los instrumentos satelitales han medido un aumento promedio de 8 pulgadas por año, el ascenso medido más rápido y más largo de un volcán inquieto en el mundo, y una señal inequívoca de que la roca fundida debajo del área está aumentando.

Singer, vulcanólogo y especialista en datación de rocas, actualmente dirige un proyecto de cinco años de la Fundación Nacional de Ciencias para explorar Maule con una amplia variedad de técnicas geológicas. Comprender por qué se produce ese aumento, y qué presagia, son dos objetivos centrales del proyecto, que trajo docenas de científicos y estudiantes al sitio.

Generalmente, la vulcanología es un ejercicio de espejo retrovisor. Meses, años o incluso 50 millones de años después de que la lava se enfríe y la ceniza se asiente, los científicos examinan la química, la forma y la distribución de las rocas en un esfuerzo forense por comprender un sitio volcánico. En la Laguna del Maule, una de las regiones volcánicas más activas del mundo, Singer está tratando de documentar las condiciones y los procesos antes de la próxima erupción.

Chile tiene más de 80 volcanes. Maule, junto con muchos otros, desata una erupción de riolita, un tipo particularmente explosivo de roca fundida. La riolita contiene un alto nivel de agua y dióxido de carbono, que se evaporan cuando la presión baja cuando el magma se acerca a la superficie de la tierra.

Conocer la velocidad y las variaciones del magma que sube a un depósito debajo de un volcán es crítico para las preguntas sobre futuras erupciones, pero las mediciones de las propiedades de las rocas hasta una docena de kilómetros bajo tierra, por definición, deben ser indirectas. El objetivo, dice Singer, “es construir una imagen mental, un modelo, para los mecanismos que operan antes de una erupción grande o ‘súper”.

PAISAJE DE LA ZONA HACE 10.000 AÑOS
El estudio en ‘Science Advances’ utilizó la costa antigua para obtener información de referencia sobre el paisaje de la zona hace 10.000 años. Fue entonces cuando se colapsó un flujo de lava de riolita que “bloqueó” la salida del lago y bajó el nivel del agua unos 200 metros hasta su nivel actual.

La costa de los restos tenía al menos 60 kilómetros de largo, aunque gran parte de ella ha estado cubierta desde entonces por flujos de lava. Durante cuatro viajes de campo, Singer y sus colegas utilizaron instrumentos precisos de GPS para obtener mediciones de altitud en 64 puntos a lo largo de la costa.

El punto más alto, encontraron, fue 62 metros por encima del punto más bajo, lo que permite a los investigadores calcular un aumento promedio de 6 milímetros por año. Pero si el actual incremento rápido después de un periodo de estabilidad es típico, el levantamiento total probablemente se produjo en hasta 16 pulsos rápidos, con un promedio de 50 años cada uno, durante los últimos 10.000 años más o menos.

La información de referencia sobre el levantamiento se combinó con datos sobre sacudidas de la tierra, la gravedad y la conductividad eléctrica, y análisis de minerales en la superficie, restos de erupciones pasadas, para obtener una mejor idea de la situación geológica.

Hélène Le Mével, geocientífica UW-Madison y coautora del documento, utilizó el alabeo del litoral para estimar la forma, el tamaño y la profundidad del cuerpo de magma que crecía debajo del extremo sur del lago. El cuerpo tiene 7 kilómetros de profundidad y presenta una forma parecida a un huevo.

Desde que la presa de lava natural estalló y el nivel del lago cayó, los investigadores calcularon que 13 metros cúbicos de magma se elevaron en este embalse para crear el cuerpo de magma que levantó la región volcánica suprayacente. En el mismo periodo, otros nueve kilómetros cúbicos de magma han entrado en erupción. Una visión clarificada del ritmo y los detalles del levantamiento ayudaron al equipo de Singer a abordar dos problemas apremiantes en vulcanología: ¿Qué papel desempeñan los fluidos en la elevación de los volcanes más grandes y peligrosos?

El levantamiento volcánico puede ser causado por el aumento de magma o por líquido o gas presurizado. Si los investigadores están en lo cierto sobre que los periodos de levantamiento se alternaron con periodos de estabilidad de más de 9.400 años, entonces el magma debe haberse estado enfriando en roca sólida. De lo contrario, cada erupción habría permitido que fluyeran el fluido y el gas, causando la deflación.

¿Qué determina si el depósito de magma entra en erupción o se congela en un cuerpo de roca gigante y homogéneo como Half Dome (llamado plutón)? ¿Pueden ocurrir ambos fenómenos en el mismo conjunto de magma esencialmente al mismo tiempo? “Aquí tenemos evidencia de que el mismo depósito de magma puede sostener ambos procesos –dice Singer–. El depósito de magma está creciendo lentamente durante miles de años, a poca profundidad, y parte del mismo se está helando, pero durante el mismo periodo, también está en erupción”.

En cuanto a Maule, la tasa de aumento parece estar disminuyendo después de 11 años de crecimiento. Eso probablemente reduce la probabilidad de una erupción en el corto plazo, lo cual es una buena noticia para los chilenos, y para los argentinos, que viven a sotavento de este complejo fronterizo. El estado de alerta de Maule es actualmente bajo en la lista de más de 40 volcanes peligrosos que monitoriza el Observatorio Volcánico del Sur de Chile.

Sin embargo, ese no es el final de la historia, dice Singer. Incluso si las intrusiones de magma en Maule se detienen lentamente, otros factores podrían desencadenar una erupción. Kiev, parte del Anillo de Fuego, fue el sitio de dos de los cuatro terremotos más intensos del siglo pasado. Además, incluso a medida que disminuye la elevación, un terremoto a lo largo de una falla local pequeña podría promover suficiente movimiento de magma para desencadenar otra erupción en Maule, concluye Singer.

http://www.europapress.es/ciencia/habitat-y-clima/noticia-anillo-banera-muestra-movimiento-magma-volcan-chile-20180628113303.html

2018-07-09T09:57:22+00:00 9 julio, 2018|