Conoce la experiencia de superación de Siu-Yen Muñoz, alumna del Curso Experto en modalidad online

Hace más de 10 años, Siu-Yen Muñoz (39) comenzó a trabajar como auxiliar de aseo. Poco a poco, y gracias al contacto diario con los temas de prevención de riesgo, comenzó a tener interés en el área, y la motivarían a tomar grandes decisiones. A los 28 años se propuso entregar un futuro más estable y con mejores oportunidades a sus 4 hijas, Fue entonces que decidió comenzar a estudiar.

Actualmente, Siu-Yen se desempeña en una empresa contratista de Calama como encargada de la Implementación del Reglamento Especial de Seguridad y Salud Ocupacional de Codelco (RESSO) y además, es una de las 27 alumnos que del Curso Experto en Seguridad Minera en modalidad online, experiencia que no duda en calificar como muy gratificante. “He aprendido sobre bastantes temas que desconocía, los profesionales son de excelencia y además se trata de una plataforma estructurada y ordenada. Lo importante es que se han respetado los tiempos y plazos”, señala.

Es importante recordar que debido a la contingencia generada por el COVID-19, el Centro de Capacitación de Sernageomin tuvo que adaptar rápidamente el formato de sus cursos a la modalidad online, para dar continuidad a los alumnos que venían de los cursos del año 2019, y poder ejecutar los cursos para los alumnos que ya estaban inscritos para el período 2020.

Consciente de que el mundo de la minería hasta hace poco fue una industria mayoritariamente masculina, Siu-Yen ha estado constantemente perfeccionándose, de hecho, también cursa un Diplomado en Higiene Ocupacional, porque sabe que es la única forma de acceder a mejores plazas de trabajo y crecer en conocimiento y oportunidades. “Creo que la presencia de la mujer en minería ha ido avanzando de manera paulatina, sin embargo, estos avances son importantes y han permitido abrir la puerta de ingreso a muchas mujeres más. Hoy ocupamos desde cargos de servicios, hasta cargos en Gerencias, todos con el mismo espíritu de superación, demostrando en todos excelencia, esfuerzo, compromiso y responsabilidad”.

Sobre su experiencia, agrega que “ha sido buena, aunque no ha estado exenta de discriminación. Me he esforzado en mantener ambientes de trabajo gratos, donde prime por sobre todo el respeto. Tengo un excelente trato con mis trabajadores, les hago sentir parte importante del equipo, no los trato como un trabajador más, los llamo siempre por su nombre. Creo la dignidad de las personas no tiene que ver con el género”.

Y ella tiene una visión sobre el futuro de la mujer en la industria es muy clara: “El porcentaje aún es bajo, sin embargo, en comparación a 10 años atrás, la cantidad de mujeres en la industria minera casi se ha duplicado. Se debe legislar respecto de la igualdad de cantidades de mujeres y hombres en las dotaciones de personal, habilitar espacios acordes a las necesidades de la mujer, pero el impacto social de un cambio cultural así sería tan grande que definitivamente daría una mayor posibilidad a muchas mujeres que son proveedoras de sus familias, como es mi caso y ayudaría a crear hogares con mejores oportunidades y con menos dependencia”.

 

30 junio, 2020|